En 1968 miembros de Antxieta Jakintza Taldea de
Azpeitia descubrieron un yacimiento en la cueva de
Aintzulo (Errrezil). Ese mismo año y en una visita
posterior en 1980 recogieron restos cerámicos unidos
a cantos de ocre, un metatarsiano humano y una serie
de restos de animales domésticos (Bos taurus, Capra
hircus/Ovis aries y Sus) (Altuna, et al. 1995: 550).
Años más tarde, en 2004 añadieron a los materiales paleontológicos de Gipuzkoa unos restos de
Panthera pardus recogidos en otra zona de la misma
cueva. Estos restos consistían en un cráneo sin mandíbula, un húmero, una ulna, un fémur y una tibia. El
cráneo estaba cubierto por un gruesa costra estalagmítica, que ha sido eliminada en su mayor parte, salvo en
las zonas más frágiles, por J. Alonso, restaurador que
atiende a esta labor en el Centro de Custodia e
Investigación de los Materiales Arqueológicos de
Gipuzkoa.
Este cráneo de Aintzulo está asímismo bastante
bien conservado, aunque no tan bien como el de
Allekoaitze, (salvo los P4 que están mejor). Húmero y
fémur se encuentran enteros, a la ulna le falta el extremo distal y la tibia presenta algo deteriorado su extremo distal (figs. 6 a 9).
La datación radiocarbónica (AMS) realizada en el
mismo laboratorio y al mismo tiempo que la de la
pantera de Allekoaitze, dio el siguiente resultado:
Resto humano: 4.495 c± 50 (Ua-21155)
Cráneo de Panthera pardus: 21.705 ± 355 (Ua21156).
Las medidas de estos restos las mostramos en las
tablas 3 y 4.

Documento Completo :

Kobie Serie PaleoantroPología nº 32: 29-38
Bizkaiko Foru Aldundia-Diputación Foral de Bizkaia
Bilbao – 2013
ISSN 0214-7971
Web http://www.bizkaia.eus/kobie

One Comment

  1. Pingback: AINTZULO – Amarozko mendi elkartea 28

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *